¿Cuándo una secreción vaginal es anormal?

Una de las consultas ginecológicas más frecuentes; sobre todo en estos tiempos de calor, piscina y playa, es acerca del flujo vaginal, el cual está asociado en la mayoría de veces a infecciones; sin embargo, debemos saber que no toda secreción vaginal es anormal.

En la vagina existen glándulas que sirven para mantener una lubricación adecuada así con un PH óptimo, estas glándulas pueden producir una secreción transparente como clara de huevo o un blanco muy tenue como el lavado del arroz; y eso podemos considerarlo como un flujo "normal" y las mujeres no deben alarmarse ante ello. De igual forma, durante la ovulación o durante las relaciones sexuales estas secreciones también pueden aumentar.

Por otro lado, todo flujo que no cumpla con las características anteriores podría considerarse como una posible infección. Son considerados anormales los flujos blancos espesos, como leche cortada, amarillenta, verdosa o gris; estas secreciones pueden ir acompañadas de síntomas como picazón, ardor en la vagina o dolor en el vientre.

Si bien casi siempre la infecciones vaginales son producidas por múltiples gérmenes, a veces las características del flujo y los síntomas nos pueden hacer sospechar sobre qué germen es el que predomina; por ejemplo: el flujo blanco como leche cortada asociado a picazón, puede ser debida a hongos como la cándida, el flujo gris con mal olor, puede deberse a infecciones bacterianas.

Lo importante en estos casos es no auto medicarse ni ir a los "doctores de las farmacias", sino acudir a un ginecólogo quien es el especialista para solucionar estos problemas.

El tratamiento de estas infecciones se basa en 3 pilares: El tratamiento de la paciente, el tratamiento de la pareja y las medidas preventivas para evitar que esto se repita.

Dentro de las medidas preventivas tenemos:

-Aseo íntimo con jabones especiales para aseo íntimo femenino, no usar jabón de cuerpo ni glicerina.
-Luego de acudir a la piscina o playa lavarse inmediatamente con un jabón para aseo íntimo.
-El aseo debe ser por la parte externa. Evitar las duchas vaginales y el lavado interno frecuente.
-Pantalones ajustados, ropa interior sintética, licras o hilos dentales no usarlos de forma regular
-No usar diariamente los pañitos protectores.
-Aseo antes y después de las relaciones sexuales, tanto la mujer como su pareja.
-Fidelidad mutua y evitar múltiples parejas sexuales
-El uso de preservativo, es el único anticonceptivo que ayuda a prevenir infecciones de transmisión sexual

Lo más importante: la prevención.
Acudir de forma regular a un chequeo con el especialista quien es el Ginecólogo.

Resultados de Laboratorio

Solicitud de Cita

Reserva de Cita Dental

Boletín IntegraMédica